palabras magicas emprendedor

Entre todos los retos que afrontamos los emprendedores y los errores que cometemos al emprender, destacan tres palabras mágicas capaces de quitarnos el sueño.

Es este post vas a descubrir cuáles son y por qué es fundamental tenerlas en cuenta para que el emprendimiento no se convierta en una pesadilla.

Al final podrás ponerte a prueba con un test para saber hasta qué punto las habías considerado en tu negocio.

 

La trampa del carácter emprendedor

Los emprendedores somos seres curiosos por naturaleza, dispuestos a apuntarnos a un bombardeo si pensamos que nos puede ayudar a crecer. Y así, lo mismo compramos un curso, que nos vamos a un evento, que decidimos lanzar un producto nuevo.

Y es genial que seamos así. Esa curiosidad y las ganas de descubrir y probar nuevos retos es uno de los rasgos que nos diferencian y nos hacen crecer… siempre que lo hagamos con cabeza y no acabemos cayendo en la trampa de la dispersión.

Para evitarlo, hay tres palabras que debemos tener siempre en cuenta. Son como el vini, vidi, vinci de los emprendedores y las necesitamos por tres motivos fundamentales:

  • Los recursos son limitados: tienes que dedicar tu tiempo, dinero, esfuerzo y neuronas a lo que te va a dar resultados.
  • Las opciones son infinitas: piensa en la cantidad de formaciones, ofertas o eventos que ves cada día y en qué te fijas para decidir.
  • Los motivos tienen que ser los correctos: lo que hagas debe tener una razón de peso y estar alineado con tus objetivos y tu misión.

Esos objetivos nos llevan a la primera palabra mágica: ESTRATEGIA.

estrategia emprender

Estrategia, la prueba del algodón

La estrategia es algo de lo que todos hablan, pero pocos ponen en práctica. Es fundamental en los negocios, pero también es escurridiza y demanda cuestionarnos cada paso que tomamos.

En el trabajo pasa como en la vida: cuando tienes un objetivo en mente, puedes trazar una estrategia o puedes improvisar. Generalmente funciona mejor lo primero.

Tener una estrategia no te garantiza el éxito, pero te da más puntos para conseguirlo. #emprendedores #copywriting
A cambio, te pide un esfuerzo extra, un preguntarte si cada decisión que tomas está alineada con tu misión, si eso que has pensado poner en marcha es estratégico o no.

Por eso, cada vez que tengas que tomar una decisión sobre a qué eventos acudir, qué formación hacer o qué producto nuevo lanzar, piensa de forma estratégica:

  • ¿Es un evento donde vas a conocer a profesionales interesantes de tu sector, vas a venir con nuevas ideas o vas a conocer a potenciales clientes?
  • ¿Esa formación es realmente necesaria ahora, está dentro de tus objetivos trimestrales, va a hacerte mejor profesional, o te hará perder el foco?
  • ¿Es el momento de lanzar un nuevo producto o servicio, está dentro de tu plan para este año, tienes los recursos necesarios, lo has testado antes?

Cada decisión que tomes, cada jornada de trabajo tiene que pasar la prueba del algodón, esto es, debe acercarte a los objetivos que te hayas planteado.

Si no, irás como pollo sin cabeza, podrás tener más o menos suerte, pero no serás tú quien dirija tu negocio.

¿Por dónde empezar con tu estrategia?

Cómo trazar tu estrategia daría para otro post. Puedes empezar por hacerte 3 preguntas (hoy la cosa va de tres en tres…):

  • Cuál es el motivo que te hizo emprender, cuál es la misión de tu negocio.
  • Qué te hace diferente al resto, por qué eres único en tu mercado o sector.
  • Quiénes son tus clientes y de qué forma les ayudas, qué problema solucionas.

Responder a estas tres preguntas te permitirá tener claras tu misión y visión, tu propuesta de valor única y diferenciada y quién es tu cliente ideal. Y con eso, ya tienes mucho adelantado.

El siguiente paso será definir tus objetivos y las acciones que te llevarán a cumplirlos, sin olvidar plazos y kpis o indicadores de éxito. La magia de la estrategia es la que te pone en el camino hacia tus metas, te permite pasar el filtro a todo lo que haces y te ayuda a poner foco. En el primer consejo de este vídeo, Laura Ribas explica muy bien la importancia del foco:

Sin una hoja de ruta, vagamos perdidos por el mundo del emprendimiento, en el que la infoxicación nos acecha en forma de newsletters, páginas web, eventos, cursos y redes sociales que te harán creer que estás trabajando. Con un plan, te mantienes en el camino a tus metas, cada día, paso a paso. 

Y caminando llegamos a la segunda palabra mágica: VISIBILIDAD.

Visibilidad, sal de tu cueva y déjate ver

Si esto fuera un viaje (que de alguna forma lo es) ya tendrías tu mapa, sabrías dónde estás, dónde quieres ir y los caminos que vas a utilizar. Toca ponerse en marcha y para ello, hay que salir de lo que llamo “la cueva del emprendedor”.

emprendedor
Fuente: ROC21

No se me ocurre nada mejor que una cueva para ilustrar esa inercia de las personas que emprendemos a quedarnos detrás de nuestra pantalla, tranquilas, seguras, sin exponernos, no vaya a ser que armemos mucho ruido y nos vean… Para luego quejarnos de que no nos conoce nadie, de que no tenemos clientes.

Pero, ¿cómo nos van a conocer si no salimos de la cueva?

La visibilidad es lo que va a hacer que te encuentren, que te conozcan, es el primer paso para convertir a esos desconocidos a los que puedes ayudar con tus productos y servicios en tus clientes.

¿Cómo ser más visible?

Internet nos lo pone fácil para dejarnos ver a través de canales como:

  • Los buscadores (básicamente, Google) con técnicas como el SEO o posicionamiento orgánico y la publicidad con Google Ads.
  • Las redes sociales con sus perfiles, páginas de empresa, anuncios y la multitud de grupos en los que puedes interactuar con otras personas.

Usar estos canales para que tus potenciales clientes sepan de ti es clave para crecer en tu negocio. Utilízalos de forma estratégica: haz un webinar, publicita tus posts, trabaja el SEO de tu web o blog.

En definitiva: déjate ver en el momento oportuno.  Acude (y organiza) eventos, formaciones presenciales, charlas, encuentros… conoce a otras personas, habla con ellas, míralas a los ojos, interactúa. 

Por mucho que avance la tecnología, nada sustituye un cara a cara.  Y cuando te conocen, es más fácil que ocurra la magia de la tercera palabra: VENTAS.

Ventas, la madre del cordero

Supongamos que ya tienes tu estrategia definida y estás dejándote ver en los lugares y momentos oportunos.

Genial. Has conseguido que personas que no tenían ni idea sobre ti sepan que existes.

Pero si no consigues que te compren, te quedarás sin la gasolina para seguir tu camino. Una pena considerando todo lo que has tenido que hacer para llegar hasta aquí, ¿no crees?

Este es el momento crítico, aquí se decide todo. Y no te la puedes jugar. Hay varios motivos por los que tu potencial cliente puede irse de tu página web sin comprar, pero muchos tienen que ver con lo que les dices, con los textos de tu web, con el Copywriting.

El #Copywriting es lo que convence a esas personas a las que te has esforzado en llevar a tu web de que eres lo que necesitan, de que les entiendes y les puedes ayudar.

Copywriting para vender más

Por mucha visibilidad que ganes, por mucho tráfico que tengas, si descuidas el cómo transmites tu oferta, se van a ir por donde han venido. Porque no van a sentir que les hablas a ellas, no se van a sentir comprendidas ni motivadas para comprar.

Puedes descuidar el Copywriting de tu web de muchas formas. Puede que estés explicando tus productos o servicios de forma confusa, desde tu punto de vista y no desde el de tu cliente. Puede que no estés dando suficiente información o que estés dando demasiada.

Los emprendedores (y las agencias) suelen centrarse en el diseño y las imágenes. Y son muy importantes, pero el texto es la clave. 

Sin promesa, sin beneficios, sin empatía, sin autoridad, sin confianza… no hay ventas.

Y sin ventas, no hay negocio.

Así que si has trazado tu estrategia y estás invirtiendo tiempo y dinero para que tus potenciales clientes te encuentren, recuerda darle a tus textos la importancia que tienen para que las ansiadas ventas pongan el broche de oro a tu viaje.

Tienes dos opciones: formarte para preparar un buen copy o delegar en un copywriter profesional. Elige la que quieras, pero no te quedes sin vender a causa de tus textos.

 

Conclusión

Ahora ya sabes qué tres palabras deben ser como tu mantra del emprendedor: estrategia, visibilidad y ventas. 

Apúntalas, grábatelas a fuego y ponlas en acción:

  • Traza tu estrategia y que cada decisión pase este filtro.
  • Sal de tu cueva y hazte visible para que te encuentren.
  • Remata el trabajo utilizando el Copywriting para vender.

Hay más conceptos a tener en cuenta, pero si trabajas con estrategia, consigues visibilidad a través de técnicas como el SEO y la publicidad, y cuentas con el Copywriting para aumentar tus ventas, tendrás mucho ganado.

 

Y ahora, ¿qué me dices?, ¿te atreves a poner a prueba tu web para ver si pasa el test? 

Descárgalo aquí y responde a estas preguntas para averiguar si tu página web está lista para posicionar y vender.

Anímate a compartir los resultados en los comentarios de este post. Como buena emprendedora, soy muy curiosa y me encantará saber cómo te ha ido. 

Te espero en los comentarios.

Créditos imágenes: Riccardo Annandale & Tabea Damm en Unsplash.

Con tu ayuda, vamos a hacer que te escuchen y te compren.

Descarga esta guía gratuita y descubre si tu página web está preparada para vender más.

*Al descargar esta guía entras a formar parte de mi comunidad de valientes emprendedores, con los que comparto contenidos útiles para mejorar sus negocios, información sobre mis productos o servicios y alguna que otra sorpresa de vez en cuando.

Política de Cookies · Política de Privacidad
Copyright @ 2018 - Nupecco. Todos los derechos reservados

Sitio web diseñado por Ana del Valle